¿Puede la tecnología Digital Twins salvar los programas SCAF y MGCS?

Desde principios de 2022, el programa SCAF para Future Air Combat System, que reúne a Alemania, España y Francia, con miras a diseñar el reemplazo del Rafale francés y el Typhoon europeo, se ha detenido, en el contexto de profundo desacuerdo sobre el intercambio industrial en torno al primer pilar del programa para diseñar el NGF, Next Generation Fighter, el avión de combate en el corazón de este programa. De hecho, los dos grandes fabricantes del programa, la francesa Dassault Aviation y la alemana Airbus Defence & Space, no logran ponerse de acuerdo sobre un compromiso sobre la gestión de este pilar, inicialmente atribuido a Dassault pero disputado en su forma actual por Airbus. Estas tensiones son, de hecho, solo la parte emergente en la escena pública de profundas divergencias que dificultan el buen funcionamiento de este programa europeo que pretendía, cuando fue lanzado por Angela Merkel y Emmanuel Macron, representar el corazón del esfuerzo hacia una defensa europea reforzada.

Si hasta hace unas semanas las tensiones parecían preocupar únicamente a Dassault y Airbus DS, estas han superado con creces el marco puramente industrial en los últimos días, después de que los ejércitos alemanes indicaran, en un informe, que en caso de callejón sin salida, el programa hubo que dar por terminado. La semana pasada de cara al Senado, el ministro francés de las Fuerzas Armadas, Sebastien Lecornu, indicó por su parte que tenía intención de reunirse en septiembre con sus homólogos alemán y español sobre este tema, al tiempo que deslizó a los senadores que apoyaba a la industria francesa y a la posiciones de Dassault Aviation. Para poner fin a esta imagen tan poco atractiva, Dassault Aviation indicó que el programa, en 2 años de cooperación, registró 3 años de retrasos adicionales, y que ahora era muy poco probable, si el programa llegara a su fin, que puede entregar un avión de combate operativo antes de 2045 o incluso de 2050, lo que no deja de plantear problemas importantes a las fuerzas aéreas de los 3 países que correrían el riesgo, en este caso, de encontrarse en una situación de debilidad operativa en el período 2040-2050 , aunque todo indica que las dos décadas entre 2030 y 2040 serán el escenario de un pico de inestabilidad geopolítica en el mundo, incluida Europa.

Rusia, China, Estados Unidos, pero también Corea del Sur y Gran Bretaña, están inmersos en una acelerada carrera armamentista tecnológica, que no permite que el SCAF permanezca congelado en largas vacilaciones político-industriales.

¿Deberíamos realmente tratar de salvar a SCAF?

Las crecientes dificultades encontradas por el programa SCAF y la desconfianza endémica entre las industrias de defensa alemana y francesa han llevado a una cierta forma de radicalización de las posiciones de muchos actores militares, industriales e incluso políticos sobre el tema de esta cooperación. De hecho, a ambos lados del Rin, cada vez son más las voces que piden más o menos abiertamente el fin de este programa, ya sea recurriendo a otras asociaciones europeas como con la Gran Bretaña o Italia, hacia el socio histórico estadounidense. o desarrollar el programa de forma independiente, incluso si eso significa considerar reducir sus ambiciones. Sorprendentemente, los dos bandos consideran que los acuerdos que enmarcan el programa no son equilibrados y en beneficio del otro, ya sea un reparto industrial que no respetaría el principio de "Mejor Deportista" y que sería demasiado a favor de empresas alemanas del lado francés, o de una cooperación industrial y tecnológica considerada demasiado opaca y el temor de representar solo un cajón de efectivo para desarrollar capacidades reclamadas solo por Francia (Disuasión, Embedded Aviation) del lado alemán. Además, al igual que el programa de tanques de combate de nueva generación MGCS, parece cada vez más que las expectativas operativas de las fuerzas aéreas francesas y alemanas divergen mucho más allá de los cosméticos, lo que hace que todos teman desarrollar el avión por el otro, no el de su aire. necesidades de la fuerza.

En estas condiciones, pedir el fin prematuro del SCAF puede parecer la mejor solución para no perder un tiempo precioso cuando la situación geoestratégica y la carrera armamentista ya no permiten tales vacilaciones. Sin embargo, si los programas se dividieran, cada uno desarrollando su propio avión de combate, como fue el caso del Rafale/Typhoon en la década de 90 y el Tornado/Mirage 2000 en la década de 70, la industria aeronáutica europea, como entidad global, mantendría una posición, en el mejor de los casos, idéntica a la que ocupa hoy, y cuyas debilidades podemos ver frente al maremoto F-35 en Europa. De hecho, más allá de los primeros pedidos basados ​​en la cooperación industrial ab-initio, como con Gran Bretaña, Italia y los Países Bajos, el éxito del F-35 en Europa hoy en día se explica en gran medida por el hecho de que ahora representa un estándar de defensa aeronáutica en Europa. , mientras que 12 países del viejo continente han decidido equiparse con el avión estadounidense. De hecho, como el éxito del tanque Leopard 1&2 o el F-16 en su momento, muchas fuerzas aéreas han optado por el Lighting 2 en los últimos años por la dinámica industrial y comercial que representa, y que ningún avión europeo consigue disputar.

Con 12 países usuarios o clientes en el viejo continente, el F-35 constituye hoy, sin duda, el estandarte en Europa en cuanto a aviones de combate.

Al dividir los programas, esta misma situación persistirá en Europa para la próxima generación de aviones de combate, con el riesgo de ver mermada la oferta industrial europea en este campo, ante la omnipresencia americana y la aparición de nuevos jugadores susceptibles de reducir la mercados de exportación extraeuropeos esenciales para su supervivencia. Por otro lado, un programa conjunto que reúna a Alemania, Francia y España no sólo permitiría apuntar a una flota inicial de 600 a 700 aviones, sino también reforzar el atractivo de la oferta en el panorama europeo e internacional, de forma que superar el umbral que permita a este sistema consolidarse como un estándar operativo, como lo que representa hoy el F-35 dentro de una estrategia perfectamente dominada por Lockheed-Martin en este campo. De hecho, cuanto más se distribuye un dispositivo, más atractivo resulta no solo para los clientes que ven un menor riesgo a largo plazo, sino también para los fabricantes que desarrollan sistemas periféricos, como armamentos, que ven en él un gran mercado potencial. accesible, haciendo del dispositivo un estándar, incluso una norma, aunque esté basado en muchas tecnologías propietarias, como es el caso del F-35. De hecho, si escindir el programa SCAF puede parecer una decisión racional y eficaz a corto plazo para preservar los intereses industriales y operativos de los países, permitir su continuidad constituye indiscutiblemente la decisión más razonable para quienes quieren garantizar la sostenibilidad de la industria Aeronáutica militar europea.

Tecnología Gemelo Digital

Sin embargo, salvar SCAF hoy parece tan difícil como resolver el problema de los 3 cuerpos. De hecho, las diferencias, tanto desde el punto de vista industrial como operativo entre Francia y Alemania, y la desconfianza entre los dos lados del Rin, son tales que parece imposible llevar a cabo este programa y diseñar realmente un avión de combate y su sistema de sistemas común entre París y Berlín. Incluso una decisión política firme ahora parece irrelevante, ya que se opondría al rechazo de los industriales, y solo duraría lo que dure un mandato electoral. Para lograrlo, sería necesario, por tanto, acometer un profundo cambio conceptual dentro del propio programa, ofreciendo la flexibilidad necesaria para permitir la expresión de las divergencias, aprovechando el mayor número de convergencias. En este contexto, la solución bien podría venir de una tecnología ya perfectamente madura y utilizada por la industria aeronáutica desde hace dos décadas, los Digital Twins.

CATIA permite diseñar gemelos digitales de alta precisión, capaces de manejar datos mucho más extensos que los parámetros físicos de los componentes de los dispositivos

El resto de este artículo es solo para suscriptores

Los artículos de acceso completo están disponibles en el “ Artículos gratis“. Los suscriptores tienen acceso a los artículos completos de Análisis, OSINT y Síntesis. Los artículos en Archivos (más de 2 años) están reservados para suscriptores Premium.

Desde 6,50€ al mes – Sin compromiso de tiempo.


Artículos relacionados con

Meta-Defensa

GRATIS
VER