Japón se prepara para eliminar el tope de gastos de defensa

Al final de la Segunda Guerra Mundial, el Japón ocupado por las fuerzas estadounidenses fue dotado de una constitución redactada apresuradamente por los servicios plenipotenciarios de Washington bajo el estricto control del general MacArthur. Lo que siguió fue una constitución muy restrictiva con respecto a las capacidades de defensa del país. A diferencia de la Alemania Federal, que a mediados de la década de 50 obtuvo luz verde de Washington, Londres y París para incrementar su esfuerzo de defensa en el marco de la OTAN, para convertirse en pocos años en la mayor fuerza armada convencional del viejo continente, la autodefensa japonesa -las fuerzas de defensa permanecieron contenidas en un esfuerzo inversor estrictamente limitado a menos del 1% del PIB del país, es cierto en un contexto geopolítico mucho menos intenso en el Pacífico que en Europa frente a la Unión Soviética durante este período, y que fue aún más difícil de manejar para Moscú cuando Washington y Beijing emprendieron un acercamiento estratégico a principios de la década de 70.

A diferencia de los países europeos, y bajo la influencia del difunto Primer Ministro Shinzo, el país se comprometió, desde finales de la década de 2000, a aumentar su gasto en defensa y modernizar sus fuerzas de autodefensa, de manera que ante el deterioro de la contexto de seguridad en el teatro del Indo-Pacífico, en particular debido a la rápida modernización de las fuerzas armadas chinas, pero también la amenaza que representa el programa nuclear y balístico de Corea del Norte. Sin embargo, si el presupuesto destinado a las autodefensas japonesas creció casi un 20 % entre 2015 y 2022, alcanzando ahora los 50 millones de dólares, se mantuvo limitado por el umbral establecido en el 1 % del PIB del país por su parlamento. Es precisamente este límite el que se eliminará a partir de 2023, según confidencias recogidas por la Agencia Reuters. Por lo tanto, el Primer Ministro Fumio Kishida lideraría actualmente los arbitrajes finales para elevar este techo, y permitir que Japón aumente su esfuerzo de defensa al 2% de su PIB, durante los próximos 5 años.

La bandera de las autodefensas japonesas está inspirada en el Kyokujitsuki, la bandera del imperio japonés que representa un sol naciente, pero solo está compuesta por 8 brazos, frente a los 16 del Kyokujitsuki.

El resto de este artículo es solo para suscriptores

Los artículos de acceso completo están disponibles en el “ Artículos gratis“. Los suscriptores tienen acceso a los artículos completos de Análisis, OSINT y Síntesis. Los artículos en Archivos (más de 2 años) están reservados para suscriptores Premium.

Desde 6,50€ al mes – Sin compromiso de tiempo.


Artículos relacionados con

Meta-Defensa

GRATIS
VER