La Comisión Europea quiere suprimir el IVA para los programas europeos de defensa

Desde hace varios años, las autoridades europeas han realizado importantes esfuerzos para estimular la cooperación europea en el ámbito de los programas de defensa. La observación inicial fue que en el año 2000, los ejércitos europeos implementaron más de una docena de modelos diferentes de aviones de combate y casi un centenar de modelos de vehículos blindados, muchos de los cuales fueron producidos y mantenidos fuera de las fronteras de Europa. Por lo tanto, se trataba de encontrar enfoques para racionalizar el equipamiento de los ejércitos europeos, asegurar las cadenas de producción y mantenimiento y estimular la autonomía estratégica europea en este campo. Entre las soluciones implementadas se encuentran Cooperación Estructurada Permanente o Pesco, que aglutina hoy cerca de un centenar de programas de cooperación, algunos de los cuales tienen implicaciones estratégicas reales, así como el Fondo Europeo de Defensa, diseñado para estimular la I+D y el diseño de prototipos, y con una dotación de 8 millones de euros en el período actual.

Sin embargo, parecía que los líderes europeos seguían favoreciendo la adquisición de equipos fuera de la Unión Europea, en particular frente a los Estados Unidos. Así, mientras solo 3 países europeos implantarán el caza francés Rafale, y 4 el europeo Typhoon, a día de hoy nada menos que 6 países de la UE se han volcado ya al estadounidense F-35, por lo que otros 5 (Alemania, España, Grecia, República Checa y Rumanía) se espera que hagan lo mismo en los próximos meses o años. La observación es similar en cuanto a vehículos blindados, helicópteros, sistemas antiaéreos o artillería de largo alcance, aunque en la mayoría de estas áreas existen ofertas europeas perfectamente eficientes y competitivas. Incluso en el campo naval, muchos países europeos favorecen las soluciones estadounidenses en términos de misiles y silos verticales, a expensas de las soluciones franco-italianas, que sin embargo son muy eficaces.

6 países europeos ya han elegido el F-35 americano, y otros 5 se preparan para hacer lo mismo

La Comisión Europea, y su comisario Thierry Breton encargado de temas industriales, ha retomado por tanto el problema, y ​​ha propuesto varias medidas para intentar favorecer el "made in Europe" en cuanto a contratos de material de defensa dentro de la Unión. De este modo, propone suprimir el IVA para los programas europeos, para poner las propuestas europeas al mismo nivel que las provenientes del FMS estadounidense, que también está sistemáticamente exento de IVA. Además, Bruselas propone orientar los fondos disponibles del Fondo Europeo de Defensa de manera diferente, para apoyar mejor las exportaciones intraeuropeas de estos programas de cooperación. Por último, pretende apoyar mejor los programas compatibles con la nueva “brújula estratégica europea”, este documento que resume las amenazas y desafíos que la UE estará llamada a afrontar en las próximas décadas, como el armamento de nueva generación. El hecho es que, por muy atractivas que puedan ser para los medios, estas medidas plantean más preguntas que soluciones.


El resto de este artículo es solo para suscriptores

Los artículos de acceso completo están disponibles en el “ Artículos gratis“. Los suscriptores tienen acceso a los artículos completos de Análisis, OSINT y Síntesis. Los artículos en Archivos (más de 2 años) están reservados para suscriptores Premium.

Desde 6,50€ al mes – Sin compromiso de tiempo.


Artículos relacionados con

Meta-Defensa

GRATIS
VER