Los ejércitos franceses participan en la guerra social, pero con un brazo a la espalda.

La ministra de las Fuerzas Armadas, Florence Parly, y el jefe de las Fuerzas Armadas, general Thierry Burkhard, presentaron conjuntamente ayer la nueva doctrina de la lucha por la influencia de las computadoras, o L2I ya que este es el acrónimo que consagra la comunicación oficial, con el fin de detallar las acciones futuras de los ejércitos franceses en esta área tan crítica, y de la cual repetimos varias veces en Meta-Defense. De acuerdo con la nueva línea de base del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, "Ganar la guerra antes de la guerra", se trata de posicionar y actuar en el ámbito de la información digital, y en particular en las redes sociales, para contrarrestar acciones hostiles en esta zona ya sea por adversarios directos de los ejércitos, como grupos terroristas, o por competidores estatales comprometidos para debilitar o neutralizar la acción de los ejércitos, tales como, aunque nunca han sido nombrados, Rusia y China.

Concretamente, en el marco del nuevo Comando de Ciberdefensa creado en 2017, equipos integrados por especialistas en redes sociales, informáticos pero también lingüistas, psicólogos y sociólogos, velarán por una vigilancia activa para identificar las acciones que se realicen en el ámbito de la información. , en particular en el marco de operaciones externas, y activar acciones destinadas a contrarrestarlas. Esta zambullida en el conflicto asimétrico es perfectamente asumida por el Estado Mayor y el Hotel de Brienne, mientras se abstiene de cualquier acción que vaya en contra de la legislación nacional e internacional, como la injerencia en los procesos de campaña electoral, y haciendo una fuerte distinción entre opiniones individuales expresadas libremente y acciones de manipulación de la opinión pública organizadas por un grupo terrorista o un competidor, estatal o no.

Las fuerzas francesas desplegadas en el Sahel son regularmente blanco de los medios de comunicación extranjeros para movilizar a la opinión pública maliense contra esta intervención, aunque se llevó a cabo a petición de las autoridades malienses.

Para lograrlo, en los próximos años se lanzarán reclutamientos, dirigidos a perfiles altamente calificados para fortalecer a los aproximadamente 4000 cibercombatientes que laboran en el Comando de Ciberdefensa. Sin embargo, aún no se ha desvelado un plan preciso sobre estas contrataciones ni, además, una metodología para actuar frente a estos grupos influyentes, que muchas veces tienen mucha experiencia y recursos importantes, especialmente en los medios de comunicación. Pero tener en cuenta este tema, en las más altas cumbres de los Ejércitos, es sin duda una excelente iniciativa, pues quedó claro que la propia acción de nuestros ejércitos, particularmente en Operaciones Externas y en cuanto a nuestros aliados americanos, sufrió por esta ausencia, y por los repetidos asaltos de los competidores de Francia, como podemos ver hoy en Malí, y anteriormente en la República Centroafricana. Por otro lado, la Ministra de las Fuerzas Armadas, en su declaración, decretó ciertas limitaciones que, de ser posible entenderlas desde un punto de vista ético, reducirán considerablemente la efectividad de la acción de estos equipos.


El resto de este artículo es solo para suscriptores

Los artículos de acceso completo están disponibles en el “ Artículos gratis“. Los suscriptores tienen acceso a los artículos de Noticias, Análisis y Síntesis completos. Los artículos en los Archivos (más de 2 años) están reservados para suscriptores profesionales.

Desde 5,90€ al mes (3,0€ al mes para estudiantes) – Sin compromiso de tiempo.


Artículos relacionados con

Meta-Defensa

GRATIS
VER